Escrito por alexis
El reto de ser organizado

Confieso que no es mi fuerte trabajar de manera organizada, ha sido una de mis flaquezas los últimos años y las personas más cercanas a mí no me dejarán mentir. Sin embargo, estoy trabajando para mejorar en este aspecto y en el proceso he descubierto algunos antídotos que me han ayudado a mejorar mi productividad.

En las siguientes líneas te compartiré algunas prácticas clave que me han dado resultados:

1. VACIAR MI MENTE
Ya no almaceno pendientes en mi cabeza. Ahora anoto todo. Aprendí a aterrizar TODO. No solo en papel también en alguna nota digital pero el fin siempre es liberar de mi mente las nimiedades y las responsabilidades porque como bien dice David Allen creador de la metodología Getting Things Done “nuestro cerebro es para tener ideas, no para almacenarlas”.

2. PLANEAR ACTIVIDADES A DIARIO
Comencé anotando mis metas, proyectos e ideas semanalmente y… ¿Sabes qué pasó? Fracasé. Pasaban los días y no avanzaba en mis planes, era como flotar en ideas vagas y sin un rumbo claro.

Así estuve varios meses hasta que un amigo me recomendó hacer mi planificación de metas de manera diaria. Y genial, comencé a tener mejores resultados sin embargo algo seguía fallando ya que me frustraba mucho cuando alguna actividad del día no la cumplía. 

Para mitigar eso lo que hice fue no poner yo mismo ataduras a mis proyectos con forzosos plazos de finalización. OJO aquí. Hay actividades que si requieren de una fecha de entrega sin embargo la gran mayoría pueden irse completando sobre la marcha.

Por ello es importante que definas una hora del día para tu planeación diaria y que identifiques cuáles de tus acciones si son prioritarias y cuáles pueden irse haciendo paso a paso hasta llegar al resultado deseado. 

3. FOCALIZAR MI ATENCIÓN
El enfoque es la clave. Estoy aprendiendo a enfocar mi atención en lo esencial. Ya no hago más multitasking. He descubierto que es imposible (o al menos para mí) diversificar mi atención en varios asuntos a la vez. Considero que para que algo tenga calidad requiere de tu concentración casi granular en el proceso.

Con la tecnología es muy fácil caer en la trampa de la multitarea. Suele pasar que abrimos 15 pestañas en el explorador y al mismo tiempo estamos contestando una llamada, escuchando un vídeo que se está reproduciendo en Youtube y por si esto fuera poco redactamos el reporte de ventas del mes.

¿Te imaginas la calidad que va a tener ese reporte? Si tu mente estaba divagando en una diversidad de cuestiones.

¿En serio crees que es posible centrar tu atención en todo esto al mismo tiempo?

4. APLICAR LA TÉCNICA POMODORO
Sí a ti también te ha pasado esto de marearte en un sinfín de ideas a la vez te voy a recomendar algo. Y te dejo claro que no me están patrocinando por sugerirte lo siguiente.

Descárgate la aplicación – Focus To Do – en tu smartphone. Incluso la versión gratuita es una maravilla. Puedes medir tus tiempos de productividad, hacer checklist de actividades diarias, silenciar las notificaciones de tus redes sociales mientras trabajas, pero lo más importantes es que te ayuda a enfocarte a través de la técnica Pomodoro.

Esta técnica consiste en lapsos de trabajo con 25 minutos de enfoque por 5 minutos de descanso entre cada intervalo. Así hasta que cumplas 4 bloques y en el último de ellos disfrutarás de un merecido descaso de 20 minutos. Hay más profundidad en la aplicación práctica de esta técnica sin embargo esto que te comparto es lo básico para que comiences a usarla ya.

Créeme la gestión del tiempo y de tu atención es de las habilidades más importantes de esta época. Dominarlo te ayudará a lograr las metas que te propongas.

Aquí abajo te comparto los recursos que me he ido devorando en este proceso de mejora por si te interesa conocer este tema a profundidad y de la mano de personas que sí son expertas en ello.

Fotografía por Andrea Piacquadio en Pexels.

© Alexis Acosta. Todos los derechos reservados 2021